8 Fantásticos Consejos para Cuidar tu Salud Mental

La salud mental es la armonía que conserva una persona en los entornos sociales y culturales. Específicamente se basa en la aptitud de las personas para afrontar cada dificultad que se les presente en el transcurso de la vida, también está relacionada con la aptitud para brindar y recibir aprecio de otras personas.

Igualmente tiene mucho que ver con el cuidado que se tiene cada persona y la aceptación completa incluyendo las virtudes y defectos, teniendo en cuenta que cada quien tiene sus limitaciones y en vez de utilizarlas como pretextos, hacer uso de ellas para ser mejores personas.

La salud mental en sí no solo se basa en no tener ningún tipo de trastorno mental, ya que también se trata de diversos factores que también afectan a la misma.

salud mental

 Importancia de la salud mental

 

La salud mental es trascendental para que pueda haber una armonía y sentirse bien con el entorno, además de que permite controlar la manera de pensar, sentir y comportarse.

Cuando se cuenta con una buena salud mental, es posible realizar las diversas labores diarias con mayor efectividad y al mismo tiempo contar con estabilidad emocional, psicológica y social, siendo estos tres aspectos que están presentes diariamente en la vida de cada persona.

Además, la salud mental es la base de los demás tipos de salud que existen, ya que con la ausencia de salud mental no es posible gozar ningún tipo de salud.

Estar sano mentalmente es poder vivir plenamente y creativamente, siendo paciente y flexible a toda dificultad que se cruce en el camino.

Las tres claves para tener un óptimo estado de salud mental son: enfrentar la presión que suele presentarse en diversas circunstancias de la vida, poder enfocarse y cumplir las metas que se proponen, y poder contribuir positivamente a la sociedad.

salud mental

Factores que afectan la salud mental

La salud mental está atenida a ser perjudicada por factores de diversos ámbitos: el social, el económico, el emocional y el físico. Por lo tanto es bueno estar informado al respecto y tener planes para prevenir, tratar y recuperar de todos los males por los que puede verse afectada la salud mental.

La variedad de trastornos que puede padecer la mente es extensa, pero entre los más habituales se encuentran:

  • Trastornos psicológicos: la esquizofrenia, esquizotipia.
  • Trastornos mentales originados por la ingesta de alcohol y drogas.
  • Trastornos mentales naturales como la demencia senil y la vascular, el Alzheimer.
  • Trastornos de ansiedad: la fobia, el estrés, la obsesión compulsiva.
  • Trastornos afectivos: la bipolaridad, la depresión, las manías.
  • Trastornos de comportamiento: alimenticios, del sueño.
  • Trastornos de la personalidad: narcisismo, histrionismo.

La salud mental puede verse afectadas por factores físicos como son los genes hereditarios, alteración de las hormonas o en la química del cerebro. En cuanto al ámbito psicológico está relacionado directamente con la personalidad, procedimiento de duelo al perder a un ser querido, pérdida de alguien o algo, crisis ante diversas circunstancias. Grandes ejemplos de esto son la etapa de la adolescencia y la menopausia.

Los factores sociales tienen mucho que ver con los factores psicológicos y suelen tener relaciones con problemas familiares tales como los abusos sexuales, físicos y psicológicos, haber vivenciado alguna experiencia traumática, problemas económicos, crecer en un ambiente de violencia, etc.

Todos estos factores generan que se alteren las partes biológicas y químicas del cerebro y los procedimientos para regular los estados de ánimo. Uno de los estados de ánimos que más suele afectar a la salud mental es la depresión y las personas que están deprimidas no son felices, tienen una autoestima baja, no tienen interés y no disfrutan plenamente de la vida. La depresión perjudica el bienestar de la persona y su relación con el entorno.

salud mental

Recomendaciones para estar sanos mentalmente

Es importante que cada persona sepa cómo cuidar su salud mental, además es crucial estar al tanto de que las emociones afectan a la salud física y a la mental. Es recomendable que diariamente te dediques tiempo y cuides tu mente.

A pesar de que cada persona es distinta, todas comparten una misma característica, la cual es que todos los seres humanos están conformados por elementos biológicos, psicológicos y sociales, y de igual forma se debe estar saludable para poder contar con un equilibrio entre estas tres.

Para que estés al tanto de cómo cuidar tu salud mental y sepas qué estás haciendo bien y cuáles hábitos debes modificar para estar plenamente sano; a continuación podrás encontrar algunos tipos para que tomes en cuenta:

  1. Haz actividad física: Ejercitarse físicamente contribuye a que el organismo segregue endorfinas y serotonina las cuales están vinculadas con la sensación de sentirse bien. A la vez es una excelente manera para distraerse y despejar la mente de las responsabilidades y todos esos problemas que generan preocupación.
  2. Duerme lo suficiente: Una persona en promedio debería dormir 8 horas corridas en las noches, aunque cuando la edad va aumentando el tiempo de sueño disminuye, en tal caso por lo menos 7 horas debería dormir. Cuando una persona no duerme bien, suele estar de mal humor y susceptible.
  3. Si tienes problemas para conciliar el sueño entonces es recomendable que al levantarte te expongas al Sol, de esta forma tu organismo se adecuará al horario correcto para dormir. Tampoco comas comida pesada y hagas actividad física antes de dormir porque dificultará la conciliación del sueño.
  4. Socializa: Estar activos socialmente hace que se produzcan que se estimulen hormonas como la oxitocina y moléculas como el neupéptido, ambas son capaces de producir sensación de tranquilidad. Además, cuando la persona se siente apoyada por otros, es de gran ayuda para prevenir el padecimiento de trastornos psicóticos.
  5. Aliméntate bien: La alimentación y la salud mental están muy relacionados, por lo que se debe llevar a cabo una alimentación equilibrada en donde se consuman cantidad mínimas de alimentos que contengan mucha grasa y/o azúcar e incrementa las porciones de vegetales, frutas y alimentos que sean gran fuente de fibra.
  6. Relájate: Puedes relajarte por diversos medios, como con la práctica de yoga, meditando, haciendo ejercicios de respiración, etc. Solo es cuestión de que encuentres la forma que más te guste y se adapte a ti. Lo que importa es que hagas de la relajación una parte más de tu día a día.
  7. No vivas monótonamente: Es crucial que tu vida no sea una rutina porque llegará algún momento en el que te aburrirás y puedes incluso hasta llegar a deprimirte. Haz cosas nuevas, experimenta y no te centres siempre en lo mismo.
  8. Sé autónomo: No dependas nunca de otra persona, es bueno que compartas y pases tiempo con otros pero depender completamente de los demás no es bueno. Dedícate tiempo a ti solamente de vez en cuando.

 

Dejar un comentario