Albinismo: Conoce el Mejor Tratamiento para esta Alteración

El albinismo se trata de un conjunto de enfermedades que se pueden heredar y son capaces de afectar la forma en la que el cuerpo puede producir o distribuir el pigmento (el elemento que genera el color del mismo). Las personas que padecen de albinismo cuentan con una menor cantidad de tal pigmento o inclusive pueden no tenerlo en lo absoluto ya sea en la piel, los ojos y/o el cabello.

Generalmente, cuando se habla de albinismo, se refiere al albinismo oculocutáneo, el cual se basa en una mínima producción o una producción completamente nula del pigmento denominado melanina.

Cabe destacar que dependiendo de la cantidad y del color de la melanina que genera el cuerpo será el tono de la piel, el color de los ojos y del cabello. Asimismo, la melanina igualmente cumple funciones que contribuyen a desarrollar los nervios ópticos, por consiguiente las personas que tienen albinismo suelen presentar problemas con la visión.

Síntomas del albinismo

Hay dos tipos mayores de albinismo que pueden causar problemas en la visión, entre los cuales se encuentra la visión baja. Entre estos tipos se encuentra el mencionado anteriormente, el albinismo oculocutáneo. El otro tipo de albinismo es al que se le denomina como albinismo ocular, y este tiende a afectar mayormente a los ojos, ya que la piel y el cabello cuentan con un color normal o casi normal.

Es importante saber que una cura para el albinismo no existe actualmente, no obstante, las personas que tienen albinismo pueden implementar algunas acciones entre las cuales se encuentran la protección de la piel y los ojos, tratando de maximizar la vista.

Causas del albinismo

Son distintos los genes que dan las órdenes para que se produzca una de las tantas proteínas que desempeñan un papel al producir la melanina. Tal pigmento (la melanina), se produce en base a células denominadas como melanocitos, que se hallan en los ojos y la piel.

El albinismo se origina por una mutación en uno de los genes mencionados anteriormente. Es posible que se desarrollen distintos tipos de albinismo lo cual dependerá de la mutación genética que produzca el trastorno. Esa mutación puede conllevar a que no haya nada de melanina en el cuerpo o que la cantidad que haya sea muy poca.

El albinismo es transmitido de los padres a los hijos mediante los genes. Por lo general, en casi todos los tipos de albinismo para ser transmitido al hijo se precisa que ambos padres porten un gen del albinismo. Los padres, aunque porten el gen, no necesariamente deben presentar anomalías con la pigmentación, pueden inclusive tenerla completamente normal. Cuando tanto la mamá como el papá cuentan con el gen más no tienen albinismo, la probabilidad de que tengan un hijo con albinismo es de uno entre cuatro; y a esta herencia se le denomina como autosómica recesiva.

Tratamiento del albinismo

Los síntomas del albinismo

Los síntomas del albinismo pueden evidenciarse en la piel, el color de los ojos, la visión y el cabello.

  • La piel: La manera más usual de identificar el albinismo es cuando la persona tiene el cabello de color blanco y la piel de un tono bastante claro, comparada con otros miembros de la familia, preferiblemente sus hermanos si los tiene. La pigmentación de la piel y el color del cabello pueden estar entre blanco y castaño. Cuando las personas con albinismo se exponen al Sol, pueden desarrollar lunares ya sean con pigmentación o sin pigmentación, pecas, quemaduras por el Sol, manchas de gran tamaño semejantes a las pecas. Inclusive, hay personas que tienen albinismo y su tono de piel jamás cambia, mientras que en otras personas que sufren de albinismo la pigmentación puede variar en la niñez y la adolescencia.
  • El cabello: Las personas albinas tienden a tener un color de cabello que varía entre demasiado blanco y marrón. Las personas que son ascendentes de africanos o asiáticos y sufren de albinismo, es posible que tengan el cabello de color rojizo, amarillo o marrón. Asimismo, el tono del cabello se puede oscurecer cuando la persona empieza la etapa de la adultez.
  • Color de los ojos: El color de las cejas y las pestañas presentan mucha palidez. En cuanto al color de los ojos, este varía un poco entre el azul claro y el marrón, y puede ir cambiando dependiendo de la edad de la persona. La poca cantidad de pigmento en los ojos, específicamente en el iris, provoca que el mismo tienda a ser traslúcido, por ende el iris no tiene la capacidad de bloquear completamente la luz que se introduce en el ojo.
  • La visión: La visión deteriorada es lo más usual en todos los tipos de albinismo que existen. Entre los problemas que pueden perjudicar a la visión se encuentran movimientos laterales de manera involuntaria y rápida de los ojos a lo que se le denomina como nistagmo, dificultad para que los dos ojos se enfoquen en un mismo lugar o que se puedan mover a la vez simultáneamente (estrabismo), miopía, baja percepción de la profundidad.

El tratamiento del albinismo

Se debe saber que de manera general, el albinismo no se puede tratar. No obstante, hay determinados síntomas del albinismo que sí pueden mejorarse con tratamiento, mientras que hay otros que por supuesto no.

Para poder entender mejor esto, está el estrabismo, que es una complicación de la visión, esta se puede tratar con el uso de gafas o con intervención quirúrgica. Además, las personas con albinismo tienen más sensibilidad en los ojos hacia la luz, y con el uso de anteojos pueden optimizar su visión y disminuir tal sensibilidad.

Causas del albinismo

Por lo tanto el tratamiento para el albinismo se basa en el cuidado ocular correcto y en el control de la piel para facilitar la detección de alguna anomalía. Por consiguiente, los cuidados de alguien con albinismo deberán comprender de lo siguiente:

  • Cuidado ocular: La persona debe visitar regularmente al oftalmólogo para que este le realice los exámenes necesarios, además este indicará los lentes correctivos que más le convengan. A pesar de que en pocas ocasiones se recomienda que la persona sea intervenida quirúrgicamente cuando tiene problemas oculares, es posible que tu médico tratante te sugiera una cirugía para tratar a los músculos ópticos y así disminuir el nistagmo.
  • Cuidado de la piel: Este cuidado consta de evaluarse anualmente la piel con un dermatólogo para que éste la analice y detecte si se tiene cáncer de piel o si la piel se ha lesionado y tal lesión pueda desencadenar un cáncer. Esto debido a que las personas con albinismo son más propensas a desarrollar cáncer.

Dejar un comentario