¿Qué es el crup? síntomas y tratamiento

¿Qué es el crup?

El crup es una patología que produce la inflamación de las vías respiratorias altas, que abarcan la laringe y la tráquea. Conlleva la aparición de tos seca, similar al sonido de una foca o al ladrido de un perro y ronquera, principalmente durante el llanto por ello también se le conoce como tos de perro en niños.

que-es-el-crup

La mayoría de los casos de crup son causados por virus, (parainfluenza, adenovirus o virus sincitial respiratorio). El crup viral se da con frecuencia y es de mayor gravedad en niños de 6 meses a 3 años de edad, aunque también puede aquejar a niños de más edad. Algunos niños son más proclives y otros no tanto a desarrollar crup, por contraer algún virus en las vías respiratoria altas.

La mayoría de las veces, los síntomas del crup viral son leves y pueden controlarse en casa, aunque en ocasiones pueden agravarse e incluso, poner en peligro al paciente.

Existe un tipo de crup llamado espasmódico, que evoluciona rápidamente y puede sobrevenir en niños con resfriado leve. La tos seca suele manifestarse en la noche, sin fiebre.  Este tipo de crupes recurrente y reaparece cada cierto tiempo.  Se trata de la misma manera que el crup viral. En este artículo podremos entender ¿Qué es el Crup?  Así como sus síntomas y tratamiento.

Signos y síntomas del crup

Inicia con síntomas de resfriado, como congestión, secreción nasal y fiebre. De manera progresiva, las mucosas del interior de la tráquea y la laringe se van inflamando y el niño empieza a desarrollar tos seca (parecida al ladrido de un perro – tos de perro en niños), y ronquera.  Al avanzar la inflamación de las vías respiratorias altas, el niño presentará cada vez mayor dificultad respiratoria con emisión de sonidos similares a un silbido durante la inhalación, así como  respiración acelerada y  hundimiento de la piel ubicada entre las costillas al respirar. En los casos más agudos, el niño puede ponerse cianótico por la falta de oxígeno.

Los síntomas del crup suelen agravarse por la noche y si el niño llora o se altera. Además de los efectos sobre las vías altas, los virus que originan el crup también pueden ocasionar la inflamación de las vías respiratorias bajas y comprometer los bronquios. Las crisis de crup son comunes en otoño y a principios de invierno.

Diagnóstico del crup

Para diagnosticar el crup, los pediatras se basan en los signos sonoros característicos de la enfermedad: tos seca tipo y el silbido al inhalar. También preguntan a los padres si el infante ha sufrido recientemente alguna enfermedad que transcurrió con fiebre, secreción o congestión nasal, y si tiene algún antecedente médico de crup o de otros problemas respiratorios. En ocasiones solicitan rayos X de tórax y de cuello, para detectar otras posibles causas del padecimiento.

Tratamiento del crup

La mayoría de los casos de crup viral, son de carácter leve, con sus honradas excepciones. Respirar vapor o aire húmedo ayuda a los pacientes a mejorar, al igual que el reposo y la toma de líquido abundante. Si el niño sufre de crup, es necesario que no duerma solo. Las crisis suelen exacerbarse en poco tiempo.  Puede acostarse a dormir sin tos y levantarse, al poco tiempo, totalmente ahogado. Si no logra detener en casa los síntomas, llame al pediatra o pida asistencia médica, lo más pronto posible.

Los pediatras suelen administrar cortico esteroides para aminorar la inflamación de las vías respiratorias, nebulizaciones y antialérgicos. Para los casos más agudos, se puede administrar oxígeno y a veces, los pacientes con crup deben ser hospitalizados para ser observados.

Duración del crup

Los síntomas del crup suelen aparecer unos dos o tres días después de la manifestación de los síntomas del virus. El crup viral puede durar entre tres y siete días.

Complicaciones del crup

La mayoría de las veces, la recuperación del crup es rápida y no ofrece mayores complicaciones. Pero, en pocas ocasiones, el paciente puede desarrollar neumonía (infección bacteriana en las vías respiratorias altas). Los niños prematuros o con antecedentes médicos de afecciones como el asma o como la parálisis cerebral, son más sensibles a desarrollar síntomas graves y suelen requerir de hospitalización.  Es muy raro que el crup deje secuelas a largo plazo.

Prevención del crup

Para prevenir el contagio, se recomienda lavarse las manos frecuentemente y evitar contacto con personas enfermas.

Dejar un comentario